Gastos de Hipoteca son nulos

publicado en: Noticias | 0

Leo atónito esta noticia, si es que nos la han dado por todos lados.  Entre otros muchos motivos del Recurso de Casación cuya Sentencia se dicta, hay uno relativo a la “cláusula de gastos del préstamo hipotecario”. Sí… “gastos”… Esa incómoda coletilla que surge justo cuando ya has dado mil vueltas por otros tantos bancos y por fin te conceden la hipoteca. Eso del Notario, el Registro de la Propiedad y unos impuestos de difícil nombre llamados “transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados”. Unos 3 o 4 mil euros que de pronto aparecen y que sí no has tenido la previsión de incluirlos en el préstamo hipotecario pueden suponer un verdadero quebranto económico.

Pues bien, según la Sentencia del TS de 23 de diciembre de 2015 esos “gastos” son NULOS. O sea, que no tienes que pagarlos tú sino el banco.

¿Cómo? ¿Qué no tengo que pagarlos? ¿Por qué?

El artículo 89.3 del Texto Refundido de la Ley General de Consumidores y Usuarios (TRLGCU) dice que son cláusulas abusivas “las que imponen al consumidor (o sea a ti) los gastos de documentación y tramitación que por ley corresponden al empresario” (y si tú eres el consumidor está claro que el empresario es el banco… que no deja de ser una empresa ¿no?)

Y ese mismo artículo 89.3 expresa que, en particular, cuando se trate de compraventas de viviendas, serán nulas las estipulaciones que obliguen al consumidor a “cargar” con los gastos derivados de la “preparación de la titulación” que correspondan al empresario (gastos de titulación es lo mismo que “gastos de escrituración”) y las estipulaciones que impongan al consumidor la obligación de pagar tributos que correspondan al empresario (al banco).

De manera que los gastos de titulación (o Escritura, o lo que le pagas al Notario y al Registrador de la Propiedad) y los impuestos derivados de la compraventa no deben ser abonados por el consumidor.

Para el Tribunal Supremo, cuando se compra una casa o un piso, la formalización de esa compra en escritura notarial y su inscripción en el Registro de la Propiedad son necesarias para que el banco tenga una garantía. El banco te presta el dinero para que te compres una casa. Tú te obligas a devolver la cantidad prestada más unos intereses. Y todo eso se formaliza ante un Notario y se inscribe en el Registro de la Propiedad (la llamada “carga” hipotecaria) porque el banco necesita “un documento oficial” en el que conste todo. El Notario y el Registrador cobran en función de una cosa que se llama “aranceles” y éstos dicen que quien tiene que pagar es el que solicita el servicio o se beneficia de la inscripción.


Gastos de Hipoteca son nulos