Santander mejora su perfil de riesgo en un año

publicado en: Bancos, Noticias | 0

Popular es el banco europeo que más ha mejorado su perfil de riesgo en un año entre los grandes del Viejo Continente. Pero no lo ha hecho por sus…

Popular es el banco europeo que más ha mejorado su perfil de riesgo en un año entre los grandes del Viejo Continente. Pero no lo ha hecho por sus propios medios. El paraguas de Santander es el que ha permitido el ascenso: los grandes inversores internacionales han dado un salto cualitativo en su apreciación sobre el banco presidido por Ana Botín. En doce meses, es la tercera entidad que más ha avanzado, solo por detrás de Popular y del suizo UBS.

Lo dice el coste que tienen en el mercado los seguros para protegerse contra un impago de la deuda de Santander. Los CDS (siglas de credit default swap) a cinco años son la principal medida del riesgo que los inversores atribuyen a las compañías y los del banco cántabro sobre su deuda sénior se han abaratado un 67,5% en el último año.

En noviembre de 2016, comprar un CDS sobre Santander costaba 128,6 puntos básicos sobre la cantidad a asegurar (el equivalente a un 1,286%). En estos momentos, esa cifra ha bajado hasta los 41,76 puntos básicos, lo que significa que las posibilidades de un incumplimiento en los compromisos de pago de su deuda se han reducido drásticamente: el precio de un CDS indica las probabilidades que hay de que el seguro tenga que responder ante un default y que se venda barato implica que no hay demasiadas.

Este incremento sitúa a Santander más cerca de los puestos destacados entre los grandes bancos de Europa. Hace un año, la entidad estaba en el puesto vigésimo por su percepción de riesgo y en estos momentos está en la decimosegunda posición. Ahí se codea con Lloyds, los bancos franceses, los escandinavos, el gigante HSBC y UBS, el líder absoluto por respaldo de los inversores con unos CDS que pueden comprarse por 20 puntos básicos.

Santander también está cerca de BBVA, aunque por encima. Hace doce meses no era así, pero los miles de millones de euros en deuda anticrisis que ha emitido la entidad presidida por Ana Botín para cumplir los requisitos que le exigen las autoridades mundiales por ser un banco demasiado grande para caer han fortalecido su deuda sénior.

Colchón anticrisis

Este escudo antitropiezos es una de las principales explicaciones de la escalada. «Santander es uno de los bancos que más emisiones de deuda con capacidad para absorber pérdidas ha hecho y tiene que hacer», señalan fuentes financieras. «Ese colchón responderá antes que la deuda sénior en caso de que tenga problemas de solvencia, lo que a su vez reduce la posibilidad de que los bonos sénior incumplan sus compromisos», añaden.

Y gracias a él Santander ha podido adelantar a BBVA, que no tiene la condición de banco sistémico global y que por eso tiene exigencias más reducidas para su colchón anticrisis. En este contexto, su deuda sénior está más expuesta.

Eso no quiere decir que la percepción del riesgo de BBVA no haya mejorado. En doce meses, el abaratamiento de sus CDS supera el 58,5% y su coste actual se sitúa en 52,4 puntos básicos. «El mercado tiene la percepción de que los bancos españoles han hecho sus deberes y están bien situados para los próximos años», aseguran fuentes financieras.

Con ese impulso, Santander y BBVA (y también Popular, que tiene emisiones de deuda sénior en el mercado que ahora están respaldadas por su nuevo dueño) sitúan a España entre los países que más respaldo tienen de los grandes inversores institucionales que operan en el mercado de CDS.

Este respaldo es superior al que consiguen bancos británicos, como RBS, o suizos, como Credit Suisse; está por delante de la entidad alemana con mejor percepción de riesgo, Commerzbank, y a años luz de Deutsche Bank, cuyos CDS han bajado de las alturas (en 2016 estaban en 240 puntos básicos), pero no lo suficiente como para salir de los puestos de cola entre los grandes bancos europeos.

Santander y BBVA también están muy lejos de cualquiera de las firmas italianas. UniCredit, Intesa y Mediobanca pagan por sus CDS cantidades más elevadas que las españolas, con facturas que van desde los 68 a los 80 puntos básicos.

Seguir leyendo.


Santander mejora su perfil de riesgo en un año